Contáctenos
3 mayo, 2018

Tenga Cuidado con el Hidroplaneo

El Hidroplaneo

Cuando se conduce bajo lluvia, la mezcla de agua con los residuos que hay en el camnio como aceite, gasolina o ACPM, tierra, entre otros, hacen que la conducción sea más riesgosa y se pueda presentar un hidroplaneo o aquaplaning.

Este fenómeno hace que el auto pierda hasta un 50% de adherencia, aún con las llantas en buen estado, y sus posibilidades aumentan cuando se transita a alta velocidad o con una presión de aire en las llantas muy elevada.

Gracias al perfil de las llantas, que van expulsando agua hacia los lados para que no pierdan contacto con el asfalto, un vehículo transita de manera segura en lluvia. Sin embargo, cuando la cantidad de agua excede la profundidad de los surcos de la llanta y no se disminuye la velocidad, el efecto de hidroplaneo es inevitable.

Según ingenieros de Michelin, “la profundidad de mínima de los surcos en una llanta debe ser de 1,6mm para que la evacuación del agua sea eficiente”.

Para evitar este efecto es importante que las llantas tengan una adecuada presión de inflado y los surcos y dibujos una correcta profundidad.

Si es víctima de este fenómeno disminuya la velocidad levantando el pie del acelerador, de lo contrario aumenta el riesgo de derrape en la vía.