Contáctenos
21 julio, 2020

Que No Se Le Despegue El Parche

Que se pegue: Conseguir que el parche pegue bien, de eso trata la reparación de llantas.

Las personas que insisten en usar la terminología correcta probablemente no aprobarán el título que se ha elegido. Preferirían algo más apropiado como «Lograr la vulcanización de la unidad de reparación». Muchos de ellos pueden admitir que ambos títulos envían el mismo mensaje, pero simplemente no pueden decir las palabras «parche» y «pegar» cuando se discute sobre la reparación de llantas.

Y de alguna manera, tienen razón. La vulcanización implica la interacción de diferentes compuestos del caucho para cambiar las propiedades físicas, con el fin de crear un enlace a nivel molecular. El resultado es que la unidad de reparación instalada correctamente se convierte en parte de la llanta una vez se completa el proceso.

Puede parecer que el uso de cinta para ducto o pegamento común para pegar un parche en el interior de la llanta funcione a corto plazo, pero en algún momento fallará una vez que la llanta vuelva a entrar a servicio.

El mayor desafío que enfrentan todos los tipos de unidades de reparación es el calentamiento, enfriamiento y flexión constante que ocurre durante la operación de una llanta. Cuando uno lo piensa, una fuga de aire puede ser un problema muy difícil de resolver porque no siempre se puede ver a simple vista. Los tanques de inmersión y el agua con jabón generalmente revelan burbujas en el lugar donde se escapa el aire, pero a veces la fuga no ocurre hasta después de que se monta la llanta.

Si el método para restaurar la integridad de la cámara de aire en la llanta no tiene en cuenta todos estos factores, el proceso de reparación no podrá soportar el duro ambiente de trabajo en una tipo sellomática.

 

Comenzar Correctamente

Al eliminar el daño, rellenar la herida con el material de caucho adecuado y vulcanizar una unidad de reparación en su lugar, la llanta es, por definición, «restaurada a su condición original».

No hay nada temporal en los compuestos de caucho que pegan molecularmente. Pero para lograr la vulcanización definitiva de la unidad de reparación, hay una serie de condiciones que deben cumplirse.

El primer paso, y probablemente el más importante (y pasado por alto), es eliminar los contaminantes del interior de la llanta. Muchos fabricantes de llantas usan lubricantes a base de silicona para liberar el molde y evitar que la vejiga (bladder) se adhiera al revestimiento interior durante el curado. Si estos lubricantes no se eliminan, pueden migrar dentro del caucho, lo que provocará una pérdida significativa en la adhesión del parche.

Otros materiales foráneos como los lubricantes para pestañas, selladores para llantas y el aceite para herramientas neumáticas también pueden provocar la falla de la unidad de reparación. Simplemente aplicando un limpiador de caucho aprobado en el interior de la llanta y raspando el área que se va a preparar, los técnicos pueden eliminar las posibles barreras al proceso de vulcanización.

Una vez que el interior de la llanta se ha limpiado correctamente, debe texturizarse para crear la superficie de adhesión adecuada para la unidad de reparación. Las llantas sellomáticas tienen un revestimiento interno de caucho butílico de al menos 1.5mm de grosor que debe pulirse para eliminar cualquier marca del molde. Si la marca del molde en el revestimiento interno no se elimina por completo, aumenta la posibilidad de una pérdida en la adhesión del parche.

Por otro lado, si el técnico raspa a través del revestimiento interior y llega a los cables de acero, la llanta debe ser remitida a un centro especializado en reparación de llantas para una reparación de sección. En la práctica, no es aconsejable intentar reparar los cables expuestos cubriéndolos con un parche porque incluso la cantidad más pequeña de aire atrapado puede provocar una separación de capas y una eventual falla de la llanta.

 

Otras Precauciones

En las unidades de reparación y en los vástagos de caucho, la goma de cojín es sensible a la luz, el calor y la contaminación. Todos los insumos para reparación de llantas tienen una vida útil específica que se ve directamente afectada por la temperatura y la humedad. Por lo tanto, almacene los parches y los cementos vulcanizantes en un ambiente fresco y seco.

Los técnicos no deben tocar el caucho, ni dejarlo expuesto a la luz solar o al polvo por más de unos segundos. Cualquier sustancia extraña entre las superficies cementadas de la llanta y la unidad de reparación, provocará que la adhesión se pierda.

Finalmente, la unidad de reparación debe instalarse después de que el cemento esté completamente seco y los talones (bordes) de la llanta se encuentren en una posición relajada.

La unidad se debe colocar desde el centro hasta el borde exterior, teniendo cuidado de que no quede aire atrapado. Las burbujas de aire entre la unidad de reparación y la llanta se expandirán a medida que esta genere calor durante la operación. Las unidades de reparación  cercanas al hombro experimentarán un «puente» si se instalan cuando las pestañas se encuentren en una posición separada (abierta).

Es importante recordar que en reparaciones menores, las unidades de reparación solo se pueden instalar en el área de la corona de la llanta. Las lesiones en las áreas de los hombros y costados requieren reparaciones de sección.

El parche pegará fácilmente si se siguen los procedimientos adecuados. Si bien la ingeniería detrás de la vulcanización química representa décadas de investigación y desarrollo, los técnicos solo tienen que tomar las medidas necesarias para garantizar la máxima adhesión de la unidad de reparación. El cumplimiento estricto de las pautas creará reparaciones que durarán a través de múltiples reencauches y miles de kilómetros de servicio.

El incumplimiento de las reglas o la «personalización» de los procedimientos de reparación aceptados, generalmente dan como resultado llantas desinfladas y un aumento de estas en las pilas de desechos. Con capacitación y el soporte adecuado, no debería ser difícil para los técnicos lograr la vulcanización del parche.

 

 

Traducido y Adaptado de: TireReview.com