Contáctenos
6 septiembre, 2016

Los Mitos de Inflar una Llanta con Nitrógeno

¿Es mejor inflar las llantas de un vehículo con aire o con nitrógeno?

¿Para qué sirve el nitrógeno en las llantas de tu carro?

Lo primero que tenemos que saber es que el aire como compuesto está conformado por: 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y 1% de otros gaseslo que significaría que inicialmente no hay mucha diferencia en inflar las llantas con aire o con nitrógeno, puesto que una llanta inflada con aire tiene casi sus cuatro quintas partes compuestas por este elemento. 

Uno de los argumentos comerciales a favor del nitrógeno es que la presión de las ruedas se mantendrá por más tiempo que en una llanta inflada con aire. Pero, aunque este argumento es cierto, la diferencia de escape entre una llanta inflada con nitrógeno y una con aire es de solo el 1.84.% ( cifra que resulta de calcular la diferencia de la distancia entre los átomos de cada uno de estos elementos). Conclusión: la diferencia de escape es mínima, lo que no le da una ventaja significativa a la llanta inflada con nitrógeno por encima de la inflada con aire.

También, dicen que los vehículos de servicio público o los automóviles que trabajan en zonas de altas temperaturas funcionan mejor con el nitrógeno porque este es un compuesto frío que evita que se suba la presión al interior del neumático. Este argumento no tiene validez porque el nitrógeno se mantiene a la temperatura de operación de la llanta, independientemente del ambiente donde se mueva.

Desventajas

Una de las principales desventajas de inflar una llanta con nitrógeno es el poco acceso que tenemos a él en muchas ciudades o poblaciones apartadas del país. A la hora de una varada, sobre todo en carretera, a un conductor le quedará difícil conseguir el nitrógeno que necesita para inflar sus llantas, y no le quedará más remedio que inflarla con aire.

La economía puede ser un factor importante para determinar la diferencia: mientras que inflar las 4 llantas de un vehículo con nitrógeno cuesta $15.000 en promedio, inflarlas con aire cuesta entre $500 y $1.000. Consejos útiles si escoges nitrógeno

Sin importar la razón por la cual se elige este gas, lo importante es poder aprovecharlo al máximo. Por eso, si es tu caso, ten en cuenta que a la hora de inflarla por primera vez, debes desmontar llanta por llanta, desinflarla y luego volverla a llenar únicamente con este gas.

Si por cualquier motivo debes echarle aire común a tu llanta con nitrógeno, no te preocupes, ambos son compatibles y el único problema es que para garantizar los efectos originales de este compuesto deberás volverla a inflar con nitrógeno una vez superes la emergencia.

Para reconocer unas llantas infladas con nitrógeno, el tapón de la válvula de inflado es de color verde, aunque esto no garantiza que a las llantas les hayan puesto aire anteriormente.

Por:

Carlos Andrés Loaiza Zapata