Contáctenos
9 agosto, 2016

LLANTAS… EN SU PUNTO!

Quiere reducir el gasto de gasolina, hacer que sus llantas duren un 20 por ciento más e incluso, tener la posibilidad de reencaucharlas después? Entonces, simplemente mantenga la presión en el índice recomendado por el fabricante y listo. Eso es todo.

Y es importante hacerlo, ya que cuando la presión es baja, el área de contacto de la llanta con el suelo se altera y provoca un desgaste acelerado e irregular de la banda de rodamiento en el área de los hombros que aumenta el consumo de combustible y reduce, en un 20 por ciento, su vida útil.

Si la presión es demasiado alta, se altera el área de contacto de la llanta en el área central de la banda de rodamiento, lo que puede provocar cortes, estallidos y por lo tanto accidentes.

Modelos que evitan desinfladas.

Algunos de los modelos de las marcas Audi, Citröen, BMW y Mercedes poseen un dispositivo de control electrónico que detecta si las cuatro llantas están infladas en forma adecuada.

Aunque este sistema no exime al conductor de la responsabilidad que tiene de verificar la presión en las llantas cada dos semanas, por lo menos le informa cuando algo anda mal.

Lo primero que toca hacer es archivar en el computador de a bordo la presión que deben tener las ruedas delanteras y traseras, de acuerdo con el peso que vaya a transportar en el vehículo y con las especificaciones hechas por el fabricante.

Si los datos que recibe el computador sobre la presión de las llantas coinciden con los que aportó el conductor, no aparece nada en el tablero del vehículo, operación que se realiza cuando el auto está en marcha. Si las ruedas están infladas por debajo del nivel aparece un símbolo rojo que alerta sobre la anomalía y si la presión de aire se encuentra por encima de lo estipulado, aparece un símbolo amarillo en el tablero del carro.

Sistema seguro.

Aparte de ese control, el dispositivo electrónico también le informa al conductor cuándo se produce un pinchazo y en cuál de las cuatro llantas ocurrió.

Estas funciones son absolutamente fiables. Funcionan a temperaturas que oscilan entre 40 grados bajo cero y 120 grados por encima de cero, a velocidades superiores a los 180 kilómetros por hora.

Además, cuando el motor del vehículo se encuentra apagado, el dispositivo se desconecta para no gastar energía eléctrica.

 


Tomado de EL TIEMPO